Compartir

Cuanto antes reciba la persona afectada por el trastorno de ansiedad un tratamiento adecuado, mayores serán las posibilidades de curación. Se ha demostrado que es eficaz como tratamiento la combinación de medicamentos con la psicoterapia, así como la socioterapia. El tratamientodependerá también de qué trastorno de ansiedad se dé y en qué grado.

Terapia de la conducta

En la terapia de la conducta se trata sobre todo de que los afectados dejen de evitar las situaciones que les causan ansiedad. Es importante que la persona asuma que existe un trastorno de ansiedad. La terapia de la conducta es especialmente útil para el tratamiento de fobias específicas. En la terapia cognitiva los afectados han de descubrir cuáles son los procesos mentales que hacen que se mantenga ese miedo. Estos patrones de pensamiento se deben corregir con ayuda del terapeuta.

En la desensibilización sistemática, el afectado crea con el terapeuta una jerarquía del miedo. En esta ordena las situaciones que le causan ansiedad dependiendo del grado de miedo que le produzcan. A continuación, la persona aprende a relajarse respecto a estas situaciones. La situación que produce menos ansiedad se debe imaginar en estado de relajación. Puesto que la relajación física y la excitación ansiosa no pueden darse al mismo tiempo, se va acabando con la ansiedad paulatinamente. Poco a poco, las personas afectadas se enfrentan a situaciones que les producen mayor ansiedad (al principio solo con el pensamiento, después en la vida real).

Con la terapia de exposición el paciente se expone bajo la supervisión del terapeuta a las situaciones temidas (al principio con la imaginación y después en la vida real). La finalidad es permanecer tanto tiempo en esta situación como sea necesario hasta que el miedo disminuya notablemente, de manera que la persona se dé cuenta de que no existe ninguna razón para que se den las molestias.

Compartir
Artículo anteriorTLP – Causas
Artículo siguienteTLP – Síntomas

Dejar una respuesta